Una suave ruta en el corazón del Montseny


No hay que alejarse demasiado de Barcelona para encontrar espacios naturales bien conservados que sirvan para evadirse del bullicio de la gran ciudad. Uno de los más bonitos, el de mayor riqueza ecológica y quizás el más popular es el Parque Natural del Montseny. Nos dirigiremos a su corazón, en el kilómetro 21 de la carretera que une Sant Celony con Viladrau, para empezar una agradable ruta: L´ Empedrat de Moreu.

Aunque se la haya catalogado como una ruta de dificultad media, lo cierto es que es sólo un agradable paseo de 5,5 kilómetros entre hayas perfecto para disfrutar en familia, para conversar tranquilamente durante su recorrido o parar sin prisa a disfrutar del paisaje dado lo corto del trayecto. Únicamente el pavimento, en la mayoría del camino un terreno rompetobillos de arena salpicado de piedras traicioneras, puede alterar la calma con la que se recorre. Quizá sea la única pega que se le puede poner al disfrute de esta bonita senda.

Una senda que discurre durante un buen tramo en una suave pero permanente subida, acompañada por las hayas y los robles que se echan encima del camino. Un paisaje bonito hasta en invierno, cuando los árboles están desnudos de hojas, aunque más recomendable de la primavera al otoño.

Tras unos pocos kilómetros llegamos a uno de los dos puntos de mayor interés de la ruta, el que da nombre a la misma: el empedrado de Moreu, elevada roca que nos permite disfrutar de un fantástico paisaje sobre el valle plagado de árboles y con el Turó d´l Home (1.712 metros) como telón de fondo. Un fantástico lugar para realizar un parón, comer un bocadillo y contemplar la vasta naturaleza que nos rodea.

Bajamos por el sendero, smontseny 2iempre acompañados por los árboles y en ocasiones viendo el no lejano Mar Mediterráneo de fondo, hasta el otro gran poder de la ruta: el pantano de Santa Fe, cerrado en su cara sur por una presa desde la cual se tienen también unas fabulosas vistas se mire hacia donde se mire. Lo acompañamos por su lado oeste y disfrutamos del tramo más bonito del trazado, pues han desaparecido las piedras rompepiernas y el camino circula pegado al agua, siempre con los árboles como compañía y el monte como escenario.

Un kilómetro después ya hemos llegado al punto de partida, cerrando este suave y agradable recorrido que supone una fantástica aproximación al tesoro natural del que presume el Parque Natural del Montseny.

DIEGO FERNÁNDEZ TORREALBA

logo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s