Lo que esconde el desierto de Fezzan: Tadrart Akakus


Mapa de Libia

Todo empezaría con dos palabras: Tadrart Akakus. Una investigación nos llevó a descubrir las maravillas que se ocultan en el área desértica del Fezzan, en la esquina suroeste de Libia haciendo frontera con Argelia, con la que comparte su historia y su cultura.

Después de mucha confusión, creyendo que este nombre hacía referencia “solamente” a un conjunto de pinturas rupestres, nos dimos cuenta de que no solo estábamos ante eso. Nos enfrentábamos a un área que ocupa más de 250 km2 y cuyo nombre hace referencia a una “montaña”, en lengua bereber “Tadrart”, denominada A/KA/KOUS.

Un área montañosa que esconde paisajes que parecen ser marcianos y, como dicen algunos expertos en la zona, dignos de un escenario en una película como “La Guerra de las Galaxias”.

Paisajes formados por monolitos que emergen sobre la arena, formaciones pétreas erosionadas por la misma, arenas de diversas tonalidades, los wadis y miles de pinturas rupestres que, según los expertos, podrían tener una antigüedad de unos 12.000 años A.C, produciéndose las últimas alrededor de 300 años A.C. Es por todo ello que la Unesco ha incluido este área en su catálogo de lugares importantes para la Humanidad.

Territorio tuareg

No podemos obviar a este pueblo de nómadas cuando nos referimos a la montaña del Akakus. Muchos científicos creen que su forma de vida podría ser comparable a la de sociedades de pastores anteriores; es más, encontramos un documento muy interesante perteneciente al Archivio Missione Italiana nell’Acacus e Messak Università di Roma La Sapienza, que dice: “Investigando el pasado reciente (es decir, hasta algunas generaciones atrás) puede ayudar al tener en cuenta el sentido propio de la gente de cómo los acontecimientos se constituyen, y sus formas de construcción de la cultura del pasado”.

Sin duda ninguna les podríamos denominar como los auténticos dueños del desierto. Se trata de una tribu nómada que se desplaza para cubrir sus necesidades y la de sus rebaños. Además, tienen su propia escritura –el tifinagh– y en la antiguedad se dedicaban a saquear pueblos para controlar las rutas del desierto con sus caravanas, transportar y comerciar con sal.

Su destino es la sedentarización en las grandes ciudades del sur del desierto, y búsqueda de nuevos modos de vida, debido a la disminución de su territorio afectado por la revolución de las infraestructuras en el Sahara desde la segunda mitad del s. XIX. En la actualidad, la economía de lo que queda de este pueblo de nómadas continúa basada en el pastoreo, pero con una gran inclusión en el mundo del turismo, ya que prácticamente debes penetrar en el desierto de manos de un guía local. ¿Quién mejor que un tuareg para guiar tu camino hacia los tesoros del Fezzan?

Pinturas y grabados

Más de 1.400 sitios documentados por el Dr. Fabrizio Mori –divulgador–, entre los que cabe incluir el descubrimiento de una momia completa de un niño pequeño conservado en un perfecto estado debido técnica sofisticada y avanzada de momificación, son los que conforman este territonio de Libia.

Las pinturas se han dividido en periodos:

Esquema de periodos

  • Fauna salvaje: grandes animales salvajes y escenas sexuales de ceremonias mágico-religiosas se encuentran en las orillas de los grandes valles, en lugares seleccionados por los saharauis, antiguos ritos de culto mágico.
  • Cazadores: figuras humanas (de uno 15 pies) parecidos a marcianos ficticios –rostros sin rasgos, cuerpos estilizados con cabezas grandes y redondas y símbolos extraños–. El arte en este período es de alta calidad y muestra un nivel de sofisticación y civilización avanzada a diferencia de cualquier otro lugar, incluyendo escenas de diversas actividades sociales, la guerra y la caza.
  • Pastoril: a medida que la lluvia iba desapareciendo, espesos bosques dieron paso a las hierbas, numerosos cuadros de los rebaños de ganado doméstico y escenas del cultivo de la tierra y el ganado de cuernos largos. Un estilo que representa la vida cotidiana con una mayor preocupación por el detalle –delgados cuerpos con las cabezas triangulares–.
  • Caballo: caballos, carros y distribución de carriles reflejan el amplio uso de los carros en la zona (el filósofo Herodoto nos informó de la era de los garamantes libios que inventaron la rueda).
  • Camello: con la aparición de los camellos en el Sahara, los expertos creen que las imágenes encontradas sugieren duras condiciones de vida e indica una ola de calor que, finalmente, llevó a los habitantes a desaparecer o moverse a un área diferente.

Animales prehistóricosEl viaje

Nadie dijo que fuese tarea fácil llegar a nuestro particular oasis, para el viajero independiente no es fácil visitar el país. Este tipo de viaje podría hacerse con dificultades, ya que la obtención del visado está condicionada a que se contraten los servicios con una agencia turística local.

Y, a pesar de todo, para alcanzar este destino solo lo podríamos conseguir con un guía libio o con un permiso especial de las autoridades libias. Aunque lo más fácil, para aquellos que no quieran correr riesgos, será recurrir a alguno de los viajes organizados que ofrecen algunas agencias –pasar varias noches en el desierto, recorridos en 4×4, excursiones a camello y visitas a ciudades romanas como Leptis Magna, son varias de las opciones más ofertadas–.

También existe alguna empresa que te permite diseñar un recorrido a tu medida, aunque con precios desorbitados. Hoy la realidad turística de Libia es polémica. Según el Ministerio Español de Asuntos Exteriores y también el British Foreign and Commonwealth Office sería más aconsejable no viajar a Libia dado los problemas políticos y amenazas terroristas que allí existen.

Para incentivarte

Hay otros atractivos turísticos que Tadrart Akakus ofrece, aunque dependen de tu interés:

  • Natural: el área desértica goza de interesantes formaciones rocosas que rompen la inmensidad sin fin del desierto. Descubrimiento de la cultura tuareg: convivencia con los locales y acercamiento a su historia, modo de vida y costumbres.
  • Aventurero: viajar por el Sáhara a lomos de un camello o dormir en tiendas de campaña en el medio del desierto.
  • Viaje solidario: ayuda a la conservación del patrimonio artístico y cultural de Tadrart Akakus.
  • Ampliación: posibilidad de unir el viaje a la visita de Tadji L´Nasser, en el sureste de Argelia y vecina de Tadrart Akakus.

Curiosidades

Si te ha picado la curiosidad puedes leer los libros Tuáreg y Los ojos del tuáreg del escritor Alberto Vázquez-Figueiroa, para saber más sobre la vida de este pueblo nómada, La invasión del mar de Julio Verne o ver la película Tuareg dirigida por Enzo G. Castellari.

En proyección El paciente inglés conocerás más la vida de Almasy durante la Segunda Guerra Mundial, y leyendo su Nadadores en el desierto revivirás sus aventuras en el desierto de Libia, donde encontró la famosa “cueva de los nadadores”.

Lawrence de Arabia es otro inolvidable film, situado entre los 7 mejores del mundo por la crítica, basada en la vida de Thomas Edward Lawrence durante la Revolución Árabe de la Primera Guerra Mundial.

Y si te sientes con fuerzas para algo más denso puedes leer los logoi de Heródoto, especialmente el Libro 4, sus experiencias en Libia y el descenso del Nilo, hazaña que fue el primero en realizar.

EL SÉPTIMO VIAJERO

logo-pie-de-pc3a1gina_2.jpg

Anuncios

Una respuesta a “Lo que esconde el desierto de Fezzan: Tadrart Akakus

  1. Pingback: “El viaje racional es el único que hacemos” | Rhythm&Roads·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s