Una montaña rusa de mercado.


La Boqueria 4Furtivamente sentado al lado de la famosa locura conocido como Las Ramblas, entre todo su caos, belleza e historia se encuentra el mercado de La Boquería, una de las atracciones más populares de Barcelona y seguramente una prioridad para cada visitante a la ciudad.

Tras tardar unos momentos esquivando y saltando a cojito, como si intentando un baile tribal, entre los muchedumbres que eternamente merodean afuera, finalmente llegamos a la entrada donde enormes y colgantes jamones nos ofrecen un gran bienvenidos mientras posan orgullosamente para un sin fin de turistas-paparazzi.  Tienen una buenísima y riquísima pinta – o sea los jamones – e instantáneamente nos dan la gana de parar para una tapa, pero deberíamos esperar, porque a dentro hay muchísimo más por descubrir.

Como la extraordinaria fabrica del famoso Señor Wille Wonka, La Boquería es una explosión gastronómica de colores, sabores y aromas, y con sus sonidos clamorosos y casi orquestales es verdaderamente una montaña rusa de mercado.  Chuches brillantes y delicias dulzones llenan al aire con un bouquet vigorizante que se mezcla con perfumes embriagadores de especies e hierbas de exóticos reinos lejanos.  Seguimos con nuestra ruta culinaria y pronto llegamos a magnificas y maravillas frutas que demuestran sus tonos vistosos como si fueran obras artísticas.  Y desde arriba de las casetas cuelgan ajís llamativos y tomates robustos de estilo estereotípicamente mediterráneo, un deleite para cada turista extranjera.  El laberinto continúa y las seductores pastelerías nos presentan atrayentes despliegues de exquisitos panes caseros e infinitos caprichitos.  Todos gritan ‘¡compradme… probadme… no os lo arrepentiréis!’  Y no olvidemos los potentes quesos que también montan su propio espectáculo allí, y cuyos impresionantes aromas nos dejan encantados sino igual mareados.

Hay tanta gente que es imposible movernos fácilmente por los pasillos.  Arrastramos, topetamos, nos disculpamos y acabamos en las fotos de no se cuantos.  Momentáneamente escapamos de las interminables multitudes y nos encontramos en una enorme y abundante pescadería.    Gambas monstruosas cangrejos inquietantes, pulpos escurridizos y dientes puntiagudos tentan o aterrorizan a cada visitante al mercado, provocándonos o sueños de riquísimas paellas o perturbadores pesadillas pescadillas.   Y hablando de las pesadillas, en La Boquería hay un montón de carnes diferentes, y a veces vienen incluidos plumas, cabezas y patas también.

Este torbellino de mercado es un sitio que o nos encanta o a que odiamos.  Algunos visitantes se quedan alucinados por la increíble y extravagante calidad y variedad de productos que se pueden encontrar y están asombrados por los dramáticos colores e interminables virtuosismos que nos ofrece este teatro gastronómico.  Otros, están sencillamente agobiados y abrumados por la caótica cantidad de personas que rebosan allí.  Pero al final y al cabo da igual, porque  indudablemente de cualquier manera es un experiencia inolvidable e imperdible.

LAURA CERYS JENKINS

20130402-141325.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s