La sorprendente gastronomía de la isla de Madeira


fruta madeira

Podría hablar y no parar sobre la maravilla natural de la que presume la portuguesa isla de Madeira, con su increíble paisaje volcánico, sus acantilados de vértigo, sus miles de árboles y plantas, sus cataratas de ensueño o su frondosidad tropical. Sin embargo he preferido hacerlo de otro aspecto mucho menos conocido de esta joya del océano Atlántico pero cuyo nivel se encuentra casi a la par del de sus vistas de ensueño: la increíble gastronomía madeirense.

La comida sorprende allí al viajero prácticamente tanto como el paisaje: una cocina exquisita, variadísima, sana… y económica, a menos que se pague el pato de acudir a algún restaurante del casco histórico de la capital, Funchal. Carnes y pescados exquisitos, dulces vinos, sabrosos –aunque densos- postres y, por encima de todo, una fruta deliciosa.

Más allá de la opción de elegir bien un restaurante en el que degustar la fantástica cocina de Madeira recomiendo acudir al Mercado dos Lavradores, tradicional espacio de la capital de la isla en el que comprar un fantástico pescado –bacalao, pez espada, calamar- o cualquiera de las miles de frutas de colores intensos que abarrotan los mostradores de los puestos. Da igual que sea más exótica (guayaba, papaya, mango, maracuyá) o menos (melocotones, naranjas, mandarinas, ciruelas, plátanos), que sea dulce o ácida: su gusto siempre resulta intenso, puro, sabrosísimo.

En cuanto a la carne no se puede renunciar a la posibilidad de degustar uno de los platos típicos de Portugal en general y de Madeira en particular: la espetada. Especialmente la de carne de ternera, jugoso plato de un sabor exquisito que gana aún más ensartada en un palo de sauce. Probar el pollo asado también es una buena opción para los carnívoros.

También es muy tradicional en la isla, como acompañante o para picar entre horas, el curiosamente apodado “bolo do caco”, cuyo misterioso e indescifrable nombre oculta la realidad: sólo es pan tostado con mantequilla. Y para acabar la comida de la mejor manera posible lo mejor es probar, con moderación o sin ella, el famoso vino dulce de Madeira.

DIEGO FERNÁNDEZ TORREALBA

elseptimoviajero.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s