Sant Jordi y la rosa de la alegría


 

Bermellón, amarillo y verde 

Amor, amistad y familia

Vida, unión y buenos deseos

“Hace muchos años en un pueblo catalán, Montblanc, existía la riqueza y la abundancia de comida, hasta que un temible dragón llegó a las puertas de la aldea para destruirla. Los habitantes tuvieron que recurrir a su comida para contentar a la bestia hasta que los víveres se terminaron. Después, el rey de Montblanc decidió poner a cada persona, a través de un sorteo, como comida diaria del dragón. Con tal mala fortuna que fue su hija la primera en salir. La princesa aceptó, pero cuando el animal llegó echando fuego por la boca apareció un caballero armado con lanza en mano que pudo matar al dragón. De la sangre del animal, salió un rosal y de ahí el buen hombre, Sant Jordi, eligió la mejor rosa para su amada que seguía viva…”

parejaRosa_2

Quién iba a pensar que después de esta fábula iba a venir uno de los días más importantes celebrados en toda Catalunya, que, comercialmente, coincide con la fecha del fallecimiento de Cervantes y el nacimiento de Shakespeare, siendo un gran reclamo para el Día del Libro: el 23 de abril.

Así, una rosa y un libro para exaltar el amor, la amistad, la fraternidad, la unión, los buenos deseos… la alegría de vivir, en una palabra.

El día de Sant Jordi es único, no sólo porque las calles se tiñen de colores vermelló, amarillo y verde –correspondientes a las banderas de la comunidad catalana, y a las rosas y a sus tallos que se pueden apreciar en cada esquina de los puestos en las calles–, sino porque cualquier persona desde primera hora de la mañana porta una rosa, un libro o ambos. Edades, condición social, mujeres, hombres… todos por igual.

Artur Mas en Sant Jordi

Algunos políticos aprovechan este día para dejarse ver. En la imagen, Artur Mas, presidente de la Generalitat.

¿Es un negocio, hay campaña política?

Digamos que se mezcla el sentimiento nacionalista sobre las costumbres y, de paso, ganar dinero vendiendo más libros y rosas, aunque algunos políticos lo usen para hacer campaña. Pero lo que es innegable es la alegría que se huele, que se percibe en cualquier rincón.

De repente es como si se parara el tiempo justo ese día, no importa que no sea fiesta, que se tenga que trabajar, la gente sale a las calles y acude a ver a sus escritores favoritos, a comprar esa rosa para su amada, su amiga, su vecina… o a intentar adquirir ese libro a bajo precio.

Cualquier excusa es válida para andar por las avenidas y, de repente, te darás cuenta de que tú también llevas una rosa en la mano. Un Sant Jordi te habrá salvado de ese temible dragón y te darás cuenta de la alegría de estar viva…

BÁRBARA M. DÍEZ

20130402-141325.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s