Asturias enriquece tu paladar


¡Qué sensación, qué sentimientos de alegría! Las/os que siento cada vez que paso varios meses sin volver a mi “tierrina”. Prisas, de un  lado a otro sin parar, recogiendo la última prenda de equipaje, siempre me apresuro porque estoy ansiosa al saber que un buen plato de comida de la región estará esperándome.

Una situación que se ha estado repitiendo por dos años, justo puedo echar un vistazo atrás y acordarme del día en el que dejé por primera vez a mi hermana, mi abuela y mi hija (gata siamesa) en Oviedo. Emprendí dirección a Londres, cargada con latas de comida ─mi abuela, vivió una dura posguerra, siempre se preocupa por el buen comer −, tuvo que transcurrir medio año  para darle el gusto a la abuela de nutrirme como Dios manda, pero fue llegar y el “platu fabes” estaba encima de la mesa. Esta vez el regreso fue desde Barcelona, pero en vez de fabada, me tocó una rica tortilla

No solamente se come bien en casa, es que en las regiones del norte comes calidad y cantidad a precios asequibles, en la mayor parte de los restaurantes.

Especial mención tengo que hacer a mis sitios favoritos, que siempre que regreso de vuelta a casa, pretendo visitar. Si estas de visita por Oviedo, no olvides perderte al atardecer por la zona de vinos de la ciudad, justamente frente a la estación de ferrocarriles. Se trata de dos calles paralelas, que a partir de las ocho de la tarde tienen un buen ambiente para tomarte unos vinos con pinchos y picotear, si te quedas con hambre. En la competencia por cada consumición te obsequian con un trozo de pizza, un buen punto de partida, en el Il Padrino, también suelen ponerte pizza o panecillos con ensaladilla, y en la Lola unas mini sartenes con ricas especialidades.
Prubinas
La Lola es el sitio ideal para cumplir con algún compromiso. Como bolas de petanca, es el tamaño que tienen las croquetas del restaurante al precio desde 2,80€, media ración de patatas tres salsas en una bandeja enorme por unos 5€, todo ello acompañado de buenos vinos y una excelente atención al cliente.

Patatas Bravas 1/2 ración

Tampoco puedo pasar sin mencionar los domingos de “La Pola”. Quedada en la “Plaza Les Campes”, ruta de vino, seguimos a por la “Prubina”, bebida con una receta secreta, que solamente se produce este pueblo, Pola de Siero. Unas tostas por 1,95€  en la “Vinoteca”. Y para finalizar el recorrido, toca encuentro con buenos amigos en el “Diañu”, donde mi querido “Peso” suele estar con sus anécdotas para terminar de alegrarte el día.

Al escribir sobre mi región, como imagino a tod@s  vosotr@s, nuestros lectores, siempre sale la vena melancólica, pero ya  todos sabemos lo importante que es  tener un sitio donde volver. Un lugar, que en aquellos momentos en los que te sientes perdido o desbordado, sirve de refugio, esparcimiento.

Pues como dice la película: ¡¡Come, reza y ama!!!

Este post se lo dedico a “güelita”.

Un abrazo,

SARA CRISTINA ESPINA GONZÁLEZ

Sello final.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s