La rústica mediterránea


Posados en dramáticos acantilados, los pintorescos pueblos escondidos de Cinque Terre fijan su mirada en el horizonte ámbar del cálido amanecer genovés.  Una postal de la Italia rústica-mediterránea, estos secretos enclaves costeros están congelados en el tiempo.  Ofrecen una imagen de la vieja Italia, un ambiente acogedor de larga tradición local, donde las manos del tiempo han sonado el mismo tictac durante décadas.  Los pescadores en sus barcos verdes-azules, madrugan para buscar el menú del día que sin duda será preparado según la antigua recete de la abuela.    Aquí y allá se escucha una Vespa deambulando por el laberinto de calles, que junto al besar del mar y las gritas de la mamma forman una banda sonora de la vida italiana por excelencia.

cinque4

Los cinco pueblos ligurianos que forman Cinque Terre siempre han sido importantes en cuanto a la producción viticultora.  Desde la época romana los acantilados han alojado a viñedos bancales.  Según se dice su construcción fue muy difícil a causa de las alturas de los acantilados y tardaron 200 años en acabarlos.  En el año 1276 Cinque Terre si hizo parte de la República de Genova y eso significó el inicio de un gran comercio agrícola.  El intercambio de productos con el resto de la república fue muy ventajoso para la comunidad cinqueterrense y supuso una extensión de los viñedos bancales y un gran aumento del trafico marítimo.  Hoy día se producen en la zona los estupendos y preciados vinos de Cinque Terre, Sciacctera y Limoncino.  Aún están hechos según una técnica de siglos que asegura un exquisito y riquísima sabor, y su degustación es imprescindible para cada visitante a la región.

cinque2

Del siglo diecisiete hasta el diecinueve supuso una época muy difícil en la historia de Cinque Terra.  La zona se vio enfrentada por la ocupación francesa y las Guerras Napoleónicas, la formación del país de Italia, y las grandes repercusiones de la industrialización.  Muchos habitantes se fueron a poblaciones más numerosas como Genova y La Spezia con el deseo de mejorar su calidad de vida y Cinque Terre perdió algo de su importancia.  Pero su encanto y increíble posición geográfica han dejado que con el paso del tiempo la zona ha podido recuperar su identidad y hoy día se considere uno de los lugares más importantes del turismo italiano.  Sin embargo, y afortunadamente, no ha caído en la red peligrosa del turismo cutre en masa, y se preserva como un ejemplo de la vida rústica italiana, la dolce vita original.

cinque3

LAURA CERYS JENKINS

Sello final.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s