Cuando pienso en Vietnam: Segunda Parte


Recién llegada de esta joya sudeste-asiática.  Llena de emoción, de historias, de inspiración, de ganas de volver.  Las experiencias, las memorias, viajarán conmigo para siempre.  Las caras, las sonrisas, las historias.  Las vistas, los paisajes, los cielos.  El aire, la humedad, y los monzones.  Tantas imágenes grabadas, no solo con la camera, sino también con el corazón, imágenes que guardaré eternamente en un lugar muy especial…

                                 *      *      *

Ahora, cuando pienso en Vietnam pienso en el ruido, el clamor, en el caos organizado de los motos, zigzagueando por todas partes, siempre con prisa, siempre sin parar.  Pero también en la emoción de montar aquellos motos, de ponerme detrás y de recibir ráfagas en la cara, de sentir la velocidad, de tener tantos cuadros vivos pasar volando a mi alrededor…

Moto Vietnam

Ahora, cuando pienso en Vietnam pienso en los palillos y los problemillas que me causaban.  Pienso en la determinación que sentía de saber usarlos y el gran sentido de éxito al triunfar.  Y con aquellos palillos, claro, pienso en la gran cocina vietnamita, quizás la cocina más rica del mundo.  Chiles rojos picantes adornan cada plato junto con una salsa de soja deliciosa, jengibre, ajo y lima.  Arroz pegajoso, fideos salados, pescados cocidos envueltos en hojas de plátano.  Cada comida fue una experiencia extraordinaria, especialmente las que disfrutaba sentada en las mini sillas al lado de mini mesas en las calles, rodeada de grandes sabores, grandes caracteres, grandes tráficos, que provocaban grandes e infinitos ataques a los cinco sentidos…

Trafico Vietnam

Ahora, cuando pienso en Vietnam, pienso en el brillante verdor del paisaje, de montañas evocativas bordeadas por nubes dramáticos, de vistas embriagadores, rejuvenecedoras.  Veo los grandes campos de arroz y las trabajadoras que están allí todo el año cuidando la tierra, protegiendo su cosecha, siempre escuchando a y en harmonía con la naturaleza.  Sus sombreros cónicos un símbolo muy bonito, muy humilde de aquel país encantador.  Y los campos del lotus, el color brillando, llamándome, seduciéndome, cada flor pidiéndome que le haga una foto, y claro las hago encantadamente…

Paisaje Vietnam

Ahora, cuando pienso en Vietnam, pienso en la divertidísima oportunidad de acudir a un sastre.  Poder diseñar, inventar, mi propio traje y tenerlo hecho perfectamente a medida dentro de un par de horas era alucinante.  Lo complicado, claro, era elegir.  ¿Cómo decidir entre tantos hermosos colores?  ¿Entre tantas preciosas telas?  ¿Entre tantos estilos diferentes?  ¿Quería un vestido o una falta, un abrigo o unos pantalones?  Las posibilidades eran infinitas, y la experiencia de estar allí con las señoras de los talleres un encanto de la vida…

Sastre Vietnam

Ahora, cuando pienso en Vietnam, pienso en las playas paradisiacas.  Larguísimos tramos de arena blanca, barcos de pescadores que bamboleándose en el agua, y aquel mar perfectamente tibio, perfectamente turquesa.  Islitas extraviadas en la distancia, un símbolo por excelencia de lo exótico, de lo tropical.  Y las palmeras curvadas, como si ellas también quisieran tumbarse en la arena, ofreciéndose como parasoles naturales…

Playa Vietnam

Ahora, cuando pienso en Vietnam, veo imagines vívidas, mágicas de linternas de papel.  Una multitud de colores que iluminan, que alegran, que crean un ambiente pintoresquísimo y muy evocador.  Me obligaban a sacer un sinfín de fotos mientras colgaban de los arboles, de los balcones, de los techos como miniaturas globos aerostáticos cayéndose del cielo.  Y veo a individuales dejando aquellas preciosísimas linternas, resplandeciendo con velitas, a flotar, a navegar por el rio, lo que llena al escenario con romanticismo…

Linterna Vietnam

Y ahora, cuando pienso en Vietnam, pienso en su riquísimo y sorprendente café.  Un sabor nunca probado antes, un gusto inolvidable – dulce, amargo, fuerte, suave todo a la vez.  Un golpe de energía cada vez que lo tomaba además de un tranquilo momento de placer.  Oler su aroma sensacional mientras absorbía las vistas, las gentes, los acontecimientos, es algo que nunca olvidaré.  Y claro, compré unos paquetes para prepáramelo aquí también.  Encones de ahora en adelante, siempre será el sabor de Vietnam, lo que me transportará allí, lo me acordará de los momentos tan mágicos, de los paisajes asombrosos, de lluvias vivificadoras, colores, personajes, aprendizajes, risas…

Café Vietnam

Ahora, cuando pienso en Vietnam, se, más que nada, que un día, volveré…

 

LAURA CERYS JENKINS

Sello final.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s